El origen del Carpaccio

Si bien el origen exacto del plato se ignora, se suele afirmar que data de mediados del siglo XX y que procede de la invención de Giuseppe Cipriani​ en el Harry's Bar de Venecia, donde habría sido preparado a petición de una cliente y amiga, la condesa Amalia Nani Mocenigo, a quien su médico le había prescrito comer carne cruda. 

El Carpaccio es una preparación de carne cruda  finamente cortada, y suele ser  principalmente un aperitivo. Se popularizó durante la segunda mitad del siglo XX. sirviendose con limón o aceite de oliva y trufa blanca o queso parmesano.

Por su similitud cromática con las obras del pintor Vittore Carpaccio, cuyas obras se caracterizaban por la profusión de rojo y amarillo, habría sido bautizado con este nombre, con el tiempo el término se ha ido extendiendo a otros platos que compuestos a base de  pescado crudos, finamente cortados y servidos con limón o vinagre, aceite de oliva, sal y pimienta molida, decorado virutas de queso Grana Padano.